FRANCISCO JAVIER LARA

Neuroterapeuta ocupacional

 

SOBRE MÍ

Nací en un pequeño pueblo de Jaén, llamado Marmolejo. A los 4 años nos trasladamos a Granada y desde entonces he tenido la suerte de ir creciendo en esta maravillosa ciudad hasta la actualidad.


Me encanta el deporte, por lo que cuando terminé mi etapa en el instituto, decidí estudiar el ciclo de formación profesional de Técnico Superior en Actividades Físicas y Animación Deportiva (TSAAFD o TAFAD) (2015). Fue aquí, realizando mis prácticas de final de curso, cuando descubrí un mundo que rompió todos mis esquemas. Una de las semanas de dichas prácticas teníamos que visitar diferentes centros que atendían a personas con diversidad funcional e intelectual y organizar actividades en las que ellos iban a participar. En ese momento, tengo que reconocer que me aterraba la idea, ya que era un mundo totalmente desconocido para mí. Este miedo que sentía por enfrentarme a algo desconocido se convirtió en una de las mayores lecciones que he recibido en cuanto tuve a todas esta personas cara a cara. Conocí a gente que quería evadirse de un mundo de hospitales, médicos y medicamentos, y disfrutar durante un par de horas con el único objetivo de pasarlo bien. No sé si ellos se llevaron algo de mí aquel día, pero lo que si tengo claro es que fue una de las
experiencias más enriquecedoras que he vivido.


Este fue el punto de inflexión para empezar a buscar profesiones que se dedicaran a tratar con esta población. Así fue como decidí matricularme en el grado de Terapia Ocupacional de la Universidad de Granada (2016) y empezar a enamorarme cada día más de esta profesión.


En el verano de 2021 comencé a trabajar en una Unidad de Estancia Diurna (U.E.D Los Ángeles) como Terapeuta Ocupacional, al cual, aprovecho para agradecer la oportunidad que me dieron de poder trabajar con ellos y aprender cada día de una rama tan bonita como la geriatría.


En mis prácticas de final de grado, tuve la gran suerte de poder cursar uno de mis rotatorios aquí, en la fundación AISSE. El primer día pensé: “qué locura, quiero trabajar aquí”. Me nutrí muchísimo de todos y cada uno de los grandísimos trabajadores del centro, pero sobre todo de la interacción con los pacientes, por lo que os podéis hacer una idea de cómo me siento al estar trabajando aquí. Gracias a este lugar, la neuro me conquistó y desde entonces estoy formándome y metiendo la cabeza en este mundo tan complejo y apasionante cursando actualmente el máster de Neuroterapia Ocupacional de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla).