Cristian Gómez

Alumno de Máster en Neuropsicología en Instituto Superior de Estudios Psicológicos

Tras 5 meses de prácticas, creo que puedo decir que AISSE se ha convertido en mi hogar. La estancia aquí ha sido una de las mejores experiencias que he vivido y que siempre recordaré. El cariño con el que fui recibido desde el primer día facilitó mi inclusión en las sesiones de tratamiento y mi proceso de aprendizaje, que ha sido de lo más enriquecedor. Tanto los profesionales que trabajan en el centro, como los pacientes, me han enseñado aspectos del mundo de la neurología que desconocía o que no terminaba de comprender. He llegado a entender lo importante que es la práctica clínica para la formación de un buen neuropsicólogo; aunque los libros sean nuestra primera guía, no todo nos viene dado por ellos, y tenemos que ver la realidad en la que se desenvuelven las personas con las que trabajaremos en un futuro.

Aspecto relevante que quiero destacar de esta estancia es el haber conocido a jóvenes en mi misma situación y con mis mismas inquietudes. No solamente psicólogos, sino también terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas que se encontraban en plena formación al igual que yo y con los que he tenido debates sobre lo que veíamos, hipótesis que luego teníamos que corregir, búsquedas de bibliografía para entender nuestras dudas y, sobre todo, mucho compañerismo.

Doy las gracias a todo el equipo de AISSE, pero en especial a Paula, mi tutora, que ha hecho que cada día sea una manera de ponerme a prueba. También agradezco a los pacientes que me aceptasen entre ellos y que me hayan sacado muchas sonrisas; no habría sido lo mismo sin esos buenos momentos. Estoy seguro de que podría haber aprendido muchísimo más, pero el tiempo por desgracia es limitado. Recomiendo y recomendaré siempre a aquellos que quieran aventurarse en el mundo de la neurociencia clínica este centro, además de a los posibles pacientes que encuentre en el camino.

Judith Albarran

Alumna de V edición de Máster en Neurofisioterapia en Universidad Pablo de Olavide

Desde que conocí el centro sinergia me di cuenta que estaba en un gran lugar, con grandes profesionales trabajando todos en un mismo sentido. Además me sorprendió mucho que siempre están en constante formación. También algo a destacar de este centro es el ambiente familiar que se respira nada más entrar.

Algo de lo que me dí cuenta rápidamente al verlos trabajar es que me quedaba mucho por aprender (y siempre me quedará) y en este apartado quiero dar las gracias a todo el equipo de AISSE ya que me abrieron las puertas del centro de forma desinteresada. Especial mención para Juan que como el nos dice “El conocimiento no es conocimiento sino es compartido". Muchas gracias!

Emilio Ortega

Alumno de I edición del Máster en Neuroterapia Ocupacional de la Unviersidad Pablo de Olavide

Durante mis prácticas en AISSE, pude comprobar que todos los profesionales que trabajan allí están altamente cualificados y en continua formación para así estar actualizados. A parte de eso, el trato humano que tiene con los pacientes es inmejorable y el ambiente que se respira allí, tanto para pacientes como para trabajadores es único. Si depositas tu confianza en ello, sin duda habrás acertado.

Eva Masa

Alumna de 3º de Grado en Terapia Ocupacional en Universidad de Burgos

Tras dos meses realizando las prácticas con pacientes neurológicos en el Centro Sinergia, he de decir que me encuentro gratamente sorprendida, tanto por el nivel de los profesionales que he encontrado en mi día a día como por su metodología de trabajo. Haber sido acogida en un equipo de trabajo transdisciplinar en el que las diferentes especialidades dedicadas a la neurorrehabilitación confluyen como si fuesen una sola ha conseguido que me haga una idea, en gran parte, de lo importante que es un abordaje holístico del paciente para sacar la máxima eficacia de las sesiones y conseguir una evolución e independencia en su día a día.

Normalmente tenemos entendido que el trabajo se hace de manera aislada y cerrada, pero he llegado a comprender que necesitamos tanto a nuestros compañeros como a nosotros mismos. Sin duda en un futuro me gustaría seguir tanto trabajando, como aprendiendo, de personas como las que he encontrado hasta ahora. Recomendaría sin duda a otros compañeros de estudios que se adentrasen en el mundo de la neurología, algo que asusta al principio y resulta duro, pero de lo más gratificante. Pasar del puro academicismo que vemos en las aulas a la clínica y a sus singularidades te hace entender la importancia que tienen las prácticas profesionales dentro de la formación académica y personal.

Finalizo dando las gracias a Inma, mi tutora, y también a todo el equipo, por todos los conocimientos novedosos e interesantes que me han enseñado, van a ser de gran ayuda en mi futuro profesional. Agradecer la confianza depositada en mí dándome la oportunidad de intervenir con pacientes y planificar diferentes sesiones con ellos. ¡¡GRACIAS AISSE!!

Javier Amorín

Alumno de 4º de Grado en Terapia Ocupacional en Universidad de Salamanca

Una vez concluidas mis prácticas de 4º de Terapia Ocupacional en el Centro Sinergia y tras poder explorar el mundo de la neurología de una forma totalmente distinta a lo que tenía entendido, hay varias cosas que me gustaría compartir en este texto.

He de decir que mis ideas con respecto al futuro no eran nada claras antes de empezar estas prácticas, pero después de compartir tantas experiencias positivas no solo con los usuarios sino también con los excelentes profesionales que forman parte del equipo de AISSE, tengo claro el camino que debo seguir para continuar mi formación como Terapeuta Ocupacional.

El centro Sinergia es un centro diferente, en el que sus profesionales trabajan de forma transdisciplinar y trasladan todos sus conocimientos al beneficio del usuario, con el objetivo no solo de hacer que mejore su calidad de vida, sino que encuentren en el centro un lugar en el que puedan pasar un rato en familia. Y es que eso es lo que son, una familia que se reúne cada día para seguir explorando el mundo de la neurología y continuar aprendiendo los unos de los otros.

Sólo me queda dar las gracias a todo el equipo de Sinergia, y en especial a Inma, tanto por la libertad en cuanto a la realización de algunas sesiones como por todos los consejos que me han dado y los buenos momentos que hemos podido compartir.

Gracias por estos tres meses que, aunque hayan sido intensos, se han pasado volando. ¡NOS VEMOS PRONTO!